CANTO A MÉXICO

ROSALBA ABARCA CANCINO

TODOS:
México lindo y querido,
mi voz te canta
para lavar tu rostro,
y despertar tu cuerpo dormido…

HOMBRES:
En el estrado bufonesco de la propaganda,
del arte popular televisivo y madre y media
te canto con notas altas y bajas y rabiosas;
mi voz anti-turista desea evocar tus latitudes,
tus márgenes azules, tus orillas blancas,

MUJERES:
No para enaltecer a base de divisas tu prestigio,
sino para encontrarlo harapiento y disfrazado,
bajo la mancha múltiple de la publicidad.

SOLISTA 1
Tu rostro es un “slogan” de playas y riquezas;
Potencial de recursos naturales aún vírgenes
en espera de manos ambiciosas y extranjeras,
que codiciosas han de comprarte, venderte
y revenderte en oprobioso mercado negro.

SOLISTA 3
Tan negro como el petróleo que en ríos de sangre negra,
ha servido para enriquecer a propios y extraños,
pero más a los extraños que a los propios.


TODOS:
México lindo y querido,
mi voz te canta
para lavar tu rostro
y despertar tu cuerpo dormido…

HOMBRES:
En Sinaloa la droga es una marejada polícroma y oscura,
para cubrir el cuerpo violado de la naturaleza;
y donde a balazos se calla la protesta y el grito

MUJERES:
En Oaxaca se viste a las tribus indígenas,
para mostrarlos con su torrente de color y miseria
a los reyes que muestran impasibles a nombre de España,
la bofetada de cinco siglos de sobrevivencia
que corre por sus venas como un caudal de odio

SOLISTA 2:
Bajo el asalto de empresas extrajeras,
Aguascalientes, ha visto deambular por sus calles,
pequeños personajes de ojos rasgados y misterioso hablar;

HOMBRES:
parloteo de voces japonesas, que a más
de encarecer la vida destrozaron viñedos y parcelas,
para instaurar sus fábricas automotrices,
trocando el olor del vino y la guayaba,
por monóxido de carbono, en aras del progreso.


TODOS:
México lindo y querido,
mi voz te canta
para lavar tu rostro
y despertar tu cuerpo dormido…

MUJERES:
Tus campesinos harapientos cansados de mirar al cielo
y de implorar a las sombras ciegas y sordas,
que se pierden en el horizonte como la lluvia
indiferentes a su angustiado clamor;

HOMBRES:
como un desfile invisible caminan a Norteamérica,
llevando sobre su espalda el orgullo de ser mexicano,
y el recuerdo de su tierra abandonada,
miserable y estéril como su última esperanza.

TODOS:
Una campaña canta: ¡Bienvenido paisano!

HOMBRES:
no importa que te espere esplendorosa
tu libertad para morir asfixiado en las grandes ciudades;

MUJERES:
el Distrito Federal que en rascacielos y modernidades se pinta solo,
en sus faldas hacinadas te concede una casa de cartón.

TODOS:
¡Bienvenido paisano!, México te espera sepultado,
bajo su propia destrucción ecológica,
y su deuda externa y sus hijos hambrientos.

SOLISTAS 1,2:
México lindo y querido,
Mi voz te canta
Para lavar tu rostro,
y despertar tu cuerpo dormido…

MUJERES:
Más, la nobleza de tus hombres permanece;
no la vence todavía ni la inmoralidad de sus funcionarios
encarcelados o libres; ni la corrupción sindical generalizada,
que ha contraído nupcias vergonzosas con la empresa,
para abortar las legítimas luchas obreras;

SOLISTAS 3,4:
tu fortaleza vive en tus indios tarahumaras,
suicidas cotidianos de la industria maderera,
y estoicos supervivientes del sotol y del pinole.


MUJERES:
Tu sencillez se viste de mujer luchadora
vendedora de sueños, enfermera y maestra
pilar de tu espiritualidad inalterable;

SOLISTA 4:
Madre y amante que renuncia a su propio vivir,
Para entregarse a la vida unánime y de todos.

MUJERES
Bajo su eterna y abnegada sonrisa,
existe una obrera que te reconstruye,
y te nace nuevo como parto milagroso.

MIXTO
México lindo y querido,
mi voz te canta
para lavar tu rostro,
y despertar tu cuerpo dormido;

TODOS:
mi voz te canta esta canción de cuna,
para arrullar tu sueño
que ya pronto cumplirá quinientos años
y quizá despierte el sonido
de las voces del coro,
como cuerdas tensas
de violines furiosos en cressendo,
y te sacuda el miedo… o se pierda en el viento.