Lee los siguientes textos y realiza los mapas conceptuales.
LAS PLANTAS
Las plantas son seres vivos. Para crecer, necesitan agua, aire, luz del sol y algunas sustancias del suelo.

Las partes de las plantas
Las plantas tienen raíz, tallo y hojas. Según sea el tallo, pueden ser árboles, arbustos y hierbas.
La raíz es la parte de la planta que no solemos ver, porque está enterrada. Las plantas tienen varios tipos de raíces:
  • Los árboles tienen una raíz que se ramifica, es decir, tienen una raíz principal de la que van saliendo otras más finas.
  • El trigo y muchas otras hierbas tienen multitud de raíces finas, del mismo tamaño, que no se ramifican.
  • La zanahoria tiene raíces gruesas que almacenan alimentos.
El tallo crece por encima del suelo y sostiene las hojas, las flores y los frutos. El tallo suele dividirse en ramas.

Hay dos tipos de tallos: los leñosos y los herbáceos.
Los tallos leñosos están formados por madera y son duros y rígidos. Se llaman troncos y se encuentran en los árboles y los arbustos.
Los tallos herbáceos son blandos, flexibles y de color verde. Se encuentran en las hierbas y también se pueden ramificar.
Las hojas son las partes verdes de la planta que nacen en las ramas. Están formadas por el peciolo y el limbo.
  • El peciolo es la parte por donde la hoja se une al tallo.
  • El limbo es la parte más ancha de la hoja y puede tener formas muy variadas.
  • Una hoja puede tener un solo limbo, y se llama hoja simple.
  • Las hojas simples según el borde pueden ser: lisa, dentada, lobulada… y según la forma: lineal, lanceolada, acicular, acorazonada, redondeada, ovalada, palmeada…
  • Cuando la hoja tiene varios limbos, cada uno de ellos con un pequeño pecíolo por el que se une al pecíolo de la hoja, se trata de una hoja compuesta.


LOS ALIMENTOS
Los alimentos según su procedencia pueden ser: de origen vegetal (las hortalizas, las legumbres, las frutas, los frutos secos, el aceite y los cereales), de origen mineral (el agua y la sal) o de origen animal (la carne, el pescado, la leche y los huevos).
Los alimentos según la función que desempeñen pueden ser constructores, energéticos o reguladores. Nuestro cuerpo necesita los tres tipos para crecer y realizar sus funciones básicas, pero no aprovecha todo lo que comemos, sino sólo algunas sustancias que reciben el nombre de nutrientes.
Los tipos de nutrientes son:
  • Glúcidos o azúcares. Nos proporcionan energía para realizar todas nuestras actividades.
  • Lípidos o grasas. Nos proporcionan energía que almacenamos para cuando el cuerpo la necesita.
  • Proteínas. Nos ayudan a construir la mayor parte de nuestro cuerpo.
  • Vitaminas y minerales. Son sustancias imprescindibles para regular el funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • Agua. Además de formar parte de nuestro cuerpo, el agua ayuda a regular su funcionamiento.



EL APARATO DIGESTIVO
El aparato digestivo está formado por el tubo digestivo y las glándulas anejas.
El tubo digestivo está formado por órganos huecos que forman un tubo desde la boca hasta el ano. Estos órganos son la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.
Las glándulas anejas se encargan de fabricar unos líquidos, los jugos digestivos, que se vierten al tubo digestivo. Estas glándulas son las glándulas salivales, el hígado y el páncreas.



QUÍMICAEl padre de la Química moderna Antonie Laurent Lavoisier nos dejó un legado que define su labor, que fue su interés por la medición exacta, y la importancia de usar un laboratorio bien equipado para verificar experimentalmente sus hipótesis. Se le considera el padre de la Química moderna por haber definido la materia por su propiedad de tener peso, y por enunciar la ley de la Conservación de la Masa, además publicó el “Tratado Elemental de Química”, rechazó la teoría del flogisto y empleó la primera nomenclatura química. Junto a Laplace, obtuvo agua por la combustión de Hidrógeno, estableció la composición del gas carbónico, participó en la comisión encargada de proponer un nuevo sistema de pesas y medidas, y fue el pionero en el estudio cuantitativo de las reacciones químicas en su publicación “Memoria sobre el calor”, en el que se plasmaban las primeras medidas calorimétricas.