EL MÁRTIR DEL DESIERTO
Fidencio Escamilla

TODOS:
Maestro… ¿dónde está el monumento que pueblo y gobierno en tu honor han levantado?
¿dónde, dónde está tu monumento?
HOMBRES 1:
si fueras coronel y trajeras tu fusil colgado al hombro
te darían cien medallas por cada ser humano asesinado
e inmediatamente ascenderías a general
MUJERES 2:
y pasarías a la historia como un héroe
harían tu esfinge de mármol, bronce u oro
y un escrito que a la letra así dijera:
TODOS:
¡Salve oh mártir que cubriste con decoro las armas nacionales de todas las trincheras!
MUJERES 1
y pondrían tu nombre en parques, calles y jardines
y harían que el pueblo fuera tu féretro a besar, y en vez de cirios estarían cuatro cadetes del colegio militar.
SOLISTA 1:
Es risible maestro, pero es realidad
tú que luchas a diario por los campos, por las sierras por las veredas y senderos
donde fuiste regando por los campos los caminos
donde hiciste gente a tantos campesino.
SOLISTA 3
donde les enseñaste que entre el lápiz y el papel existe un abismo
y ese abismo se llama analfabetismo
con tu sudor se fundaron las aulas de tu escuela
con tu sonrisa formaste un jardín lleno de rosas
y con tus cantos crecieron sin querer las mariposas.
HOMBRES
Maestro… tú que libras a diario batalla tras batalla
sin ruido de fusiles ni disparos de metralla
tienes que esperar medio siglo
para que pongan en tus escuálidas manos la famosa medalla Altamirano
una sola maestro… una sola
TODOS
¡no mereces más!







MUJERES
porque tu espada es grafito, es gis, es pizarra
es papel que no chorrea la sangre
es arcilla que no hiere
es arcilla que no mata
es arcilla que no sirve en los campos de batalla
es ceniza que se esparce
es ceniza que no marca huellas
y es río que perdió para siempre su cauce.
SOLISTA 2
Tus esfuerzos no sirven maestro
tus esfuerzos a nadie le importan, a nadie le interesan
HOMBRES 1
porque el honor y la gloria sólo se ganan en los campos de batalla
y tu no te ensañas de los niños que salen a tu encuentro
ni te ríes del dolor que llevan dentro
nunca la espalda les das, si piden, maestro, tu consejo
HOMBRES 2
tu labor no es consumir vidas
tu misión es hacer hombres que sepan construir sus propias vidas
haces de un niño un pavor real de mil colores
MUJERES 1
cambiaste lujos, alfombras y cortinas
por una choza humilde de cartón
dejaste la mesa con platillos y manteles
para irte a pasar hambres con personas
que sueñan con castillos de oropeles
y ese sacrificio cuesta… ¿quién lo toma en cuenta?
MUJERES 2
te humillan cuando exiges respeto a tus derechos
se burlan cuando exiges aumento de salario
se ríen, te miran con desprecio.
SOLISTA 1
En cambio sí te exigen que cumplas con el programa
que rindas en silencio a aquel que te difama
que aplaudas sus conquistas, sus logros y sus famas
que no hables mal de nadie porque es antirrevolucionario
SOLISTA 2
si dices la verdad, cometes sacrilegio
si exiges lo que es tuyo… eres necio
HOMBRES
si tomas la bandera defendiendo campesinos
en la cárcel te irás muriendo a pausas
y entonces… no habrá sindicatos ni organismos ni padrinos que tomen por su cuenta tu defensa.



MUJERES
En cambio, si ven brillar el sol entre tus manos
serás el amigo, el compadre del alma
y tendrán la desvergüenza de tratarte en la calle como hermano
SOLISTA 3
qué triste maestro
qué triste se consume tu cuerpo
y te resistes a morir en un lecho cuajado de delicias
SOLISTA 4
cambiaste todo por un puñado de sonrisas
que devengan el dolor, si estás enfermo
y llevarte grabadas sus sonrisas en tu viaje hacia lo eterno
MIXTO
con eso te conformas, con eso te consuelas
y no quieres minutos de silencio
ni zarzuelas de espadas, fusiles o metrallas
TODOS
te humillan los honores con todo y sus medallas
te ofenden las medallas que te ofrecen como aumento
degradan tu sapiencia las miles de reformas
poniendo en duda, maestro… tus conocimientos
MUJERES 1
y tú sigues con tu pecho henchido
sin darte cuenta de que eres hombre
en una sociedad perdida
HOMBRES 1
tu barca en vez de ser reina de los mares
es canoa de ingratitudes y pesares
MUJERES 2
y el campo en el que laboras
es desierto en donde se anidan
las serpientes ponzoñosas
que se arrastran con cautela tenebrosa
esperando a que caigas en sus fauces
TODOS
Maestro, ¿Dónde está el monumento,
Que pueblo y gobierno en tu honor han levantado?
¿dónde, dónde está tu monumento?